Capítulo 53: Partida

Imagen sacada de Google

Preparo las maletas, toda ropa y libretas mal ordenadas, listo para marcharme. Me siento al borde de la cama y suspiro. No se si estoy preparado para hacerlo, para dejarte marchar para siempre. Te he despedido tantas veces, tantos finales inacabados, que ya no se si alguna vez lo hice de verdad. No me gusta hacerlo, por mucho que me duela o sufra no quiero hacerlo, pero quizás sea lo que necesite para seguir adelante y no mirar atrás.

Guardo las cartas en un cajón: mi castigo y mi bendición. Todo lo que queda, y quizás todo lo que quede, de lo que fuimos. Qué fuimos exactamente? Promesas fugaces de una noche de verano, palabras bonitas de un viento de primavera, esperanza y alegría para dos corazones solitarios. Tu y yo no somos tan distintos, sólo dos personas que buscan y preguntan, que sueñan e imaginan, que viven y lloran, que aman y temen, que sufren y ríen. Pero quizás eso no sea suficiente. Quizás nos merecemos a alguien mejor que nosotros mismos, para así no tener que aguantarnos.

Suspiro de nuevo. Porqué todas las historias tienen que acabar así? No podría alguien inventarse un final distinto alguna vez? Dejar que por una ocasión haya aceptación y reencuentro en lugar de odio y amargura? No me gusta repetir la historia solo porque los demás hayan pasado por allí, es de bobos. Aunque quizás era inevitable (de hecho, me alegraría mucho que hubiera sido inevitable), no tiene porque ser irreversible. No hay final sin inicio, ni inicio sin final. Si el tiempo y el trabajo lo permiten, puede que nos volvamos a encontrar, quizás más fuertes y sabios, quizás más jóvenes y hermosos.

Guardo un poco de esperanza en el fondo de la maleta. Quizás el tiempo y el olvido acaben con ella, quizás la memoria y experiencias la hagan revivir. No me importa llevar un poco de peso extra, siempre que me permita verte de nuevo. Me gustaría creer que somos demasiado iguales como para que todo termine así, pero quizás eso sea demasiado iluso. O quizás no. El futuro está aún por escribir. Con nuestras tintas y manos, con nuestros pasos y huellas.

Cojo la maleta y salgo afuera, en el rellano. Miro para atrás una última vez. Me cuesta encontrar palabras para despedirte, para decirte lo mucho que te quiero y te he querido, los buenos momentos que hemos pasado (se que tu aún los recuerdas), lo mucho que has significado para mi y lo mucho que he aprendido contigo. Quizás con un simple adiós baste, quizás sea más de lo necesario. Suspiro de nuevo. Nunca se me ha dado bien esto de hablar sin ponerme nervioso. Trato de decir algo otra vez, pero las palabras me fallan de nuevo. Quizás sea mejor dejarlo así. Sé que las despedidas a ti tampoco te gustan mucho y puede que las palabras solo consigan alargarlo más. Me gustaría poder esperarte eternamente, no caer nunca de esta nube y que todo fuera más fácil. Pero la vida no es así, la vida solo sigue hacia delante, sin tener en cuenta nuestros sentimientos.

Antes de irme, te dejo una última cosa. Pasándola bajo la puerta, una pequeña nota que dice: “Si me buscas, me encontrarás”. No es que sea un iluso, sólo un precavido (o eso me gustaría creer). Sonrío y avanzo hacia lo desconocido, hacia lo que aún está por escribir, hacia el futuro.

FIN

Banda Sonora: Todo Empieza y Todo Acaba en Ti-IS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s