Capítulo 82: 40%

Hola a todos. Confío que estéis bien, o al menos aguantando valientemente. Debido a problemas técnicos, he tenido contratiempos a la hora de continuar la historia de Voz. Ahora ya están solucionados, así que sólo tendreis que esperar un poquito más hasta que acabe. Mientras esperáis, he hecho un poema sobre las (des)ventajas de la tecnología moderna. Espero que os haga reír o al menos resoplar fuerte por la nariz.

Dedicado a Bo Burnham y su especial Inside. Miradlo si podéis.

Seguir leyendo “Capítulo 82: 40%”

Capítulo 81: Voz (II)

Éste capítulo me llevó mucho tiempo terminarlo, así que espero que os guste. Aún estoy repasando los siguientes, por lo que puede que tarden un poco, pero no os preocupéis, todo a su tiempo. Disfrutad de la historia de hoy 🙂

Seguir leyendo “Capítulo 81: Voz (II)”

Capítulo 80: Voz (I)

Me ha costado mucho, pero por fin éste relato puede salir a luz. Muchas gracias a todos los que me han ayudado a comenzar ésta historia, sin vosotros ésto no habría sido posible. Espero que la encontréis entretenida y que podáis desvelar todos los misterios que esconde.

Seguir leyendo “Capítulo 80: Voz (I)”

Capítulo 79: Distancia

224003_10150169614952290_6280402_n

Para tantos amigos y amigas,
Para acallar el silencio,
Para seguir adelante
Este poema es para vosotros. Seguir leyendo “Capítulo 79: Distancia”

Capítulo 78: Secreto

Para los perdidos.
Para los que escuchan.
Para los que entienden.
Este poema y todo lo que guarda es para ti.

Seguir leyendo “Capítulo 78: Secreto”

Capítulo 77: Llegó el Ahora

Llegó sin avisar el futuro,
como el ocaso del invierno,
más amargo y más oscuro
trayendo su frío eterno.

Y ahora toca hacer balance
de las cosas que se han ido,
de todo lo que ya es tarde,
de lo que ha quedado perdido.

No más trenes ni aventuras,
no más asaltos ni abordajes,
no más huidas ni locuras
que me lleven lejos de viaje.

No más sueños ni deseos,
no más fantasías ni hadas,
solo trozos de recuerdos
de una infancia ya olvidada.

No más cartas ni canciones,
no más charlas vespertinas.
Ahora son frías las noches
y áun más largos los días.

No más trucos ni ilusiones,
no más perder la realidad.
Ahora toca tomar decisiones,
elegir la verdadera verdad.

Y nos quedamos dormidos,
arropados por la nostalgia,
sabiéndonos ya perdidos,
esperando que vuelva la magia.

El tiempo nunca avanza
cuando la vida se detiene,
cuando ya no queda esperanza,
cuando el dolor ya no duele.

Pero la eternidad no es eterna,
solo dura hasta que acaba,
hasta que llegue la primavera,
hasta que la pena se vaya.

FIN