Capítulo 48: Solos tú y yo

Era un día como este, blanco, azul y gris, cuando nos vimos por primera vez.

Ese iba a ser el día, todo iba a ser perfecto, todo iba a salir bien.

Iba a ser nuestro principio, una cita espectacular,

quien iba a decirnos, jóvenes, que sería nuestro final.

Al llegar a la plaza, nuestras miradas se cruzaron:

no hubo cupidos, no hubo flechas, las palomas no volaron.

Y nada más verte, ya vi que estabas nerviosa:

no hubo besos, no hubo abrazos, solo una risa tonta.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

Mientras andábamos y hablábamos, no había banda sonora,

solo el ruido de los coches inundando Barcelona,

y cuando empezó a llover, ninguno traía paraguas,

solo quejas, mil disculpas, un suspiro de desesperanza.

‘Esta nerviosa’, me decía, ‘esto se arreglará mañana’,

me repetía a mi mismo, embriagado de esperanza.

Viajando en el metro, posé mi cabeza en tu hombro:

no era cálido ni reconfortante, solo me hacía sentir tonto.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

Para ser del todo sincero, no sabía nada del amor

y no fue hasta tarde, cuando me di cuenta de mi error:

bajo las hojas del árbol, fue cuando yo te di un beso,

no hubo luces, no hubo estrellas alumbrando el firmamento.

Y cuando llegó la despedida, los dos caímos en un abrazo:

un consuelo muy pequeño ante la culpa y el rechazo.

No hubo un discurso increíble, no hubo un suspiro ni nada,

solo tu silueta perdiéndose mientras te alejabas.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

FIN

Feliz día de San Valentín 🙂

PD/ Bueno i per als romàntics o enamorats:

PPD/ Per si us heu fixat: he possat una nova pestanya ‘OTRO’, on poso l’enllaç amb el meu segon blog:

http://abismosliterarios.megustaescribir.com/

De moment només és una copia, ja veurem com es desenvoluparà.

Anuncios

Capítulo 36: Horizontes

Empiezo un nuevo viaje, otra vez, de nuevo.

Nuevos horizontes, nuevos recuerdos, nuevas despedidas y encuentros.

Miro hacia atrás y veo todo lo que dejo: la gente a la que abandono, la que echaré de menos.

La duda del tiempo perdido me invade, pero aún así, sigo adelante, intrépido y aventurero por una vez.

Y quién sabe qué encontraré al final del camino, qué piedras marcaran mi destino y mis errores.

Lo importante es seguir adelante, continuar el viaje. El que seguimos todos, el que nunca termina, el único posible, el que sigo a tu lado, aunque no estés aquí.

FIN

PD/ Nos veremos en un tiempo, cuando vuelva, con más energías, espero 🙂

PPD/ 

Capítulo Especial Invitados: Angie

Ayer, una de mis grandes ciber-amigas, seguidora regular de este blog y escritora novata Angie, me envió un documento que había escrito hace poco para su novio. Me gustó tanto que le pregunté si podía ponerlo en mi blog. A ella le gustó la idea y a mi me venía bien para rellenar entre tormenta y tormenta. Así que aquí os lo dejo, para que lo disfrutéis vosotros también.

Caer en tus redes, tejidas ayer, que me atrapan, que me envuelven. Tus redes, dulces y a la vez amargas, como un cuento de final trágico. Tus redes, de las cuales nunca podré escapar y de querer no quiero, porque es allí, tan solo allí, donde tengo todo lo que quiero, donde los sueños no son solo sueños, donde la historia muda, donde tú, tan solo tú, pones las palabras. Tú, mi director y guionista, ¿y yo?… yo tu musa, la que te inspira un argumento lleno de aventuras por contar, algunas por vivir y sobretodo disfrutar. Aventuras, algunas de las cuales mejor callar. Aventuras, en las cuales tú me llevas, me guías, cogiéndome de la mano, colando en libertad. Volar, por encima de mis penas, cumpliendo mis sueños. Sueños, que solo tú, ilustre soñador, conseguiste cumplir. Soñador, que mis sueños desde lejos divisaste y te propusiste hacer realidad. Realidad, que nunca quiero que acabe. Acabar, algún día tendrá que hacerlo y no quiero. Querer, a ti, tan solo a ti, mi soñador, mi aventurero, mi guía en este camino. Camino, a tu lado, de la mano, paso a paso. Y a cada paso, me paras, te miro, me besas, sonrío, nos miran, seguimos. Seguimos, caminando por un camino, nuestro camino, lleno de flores y colores que anulan por completo todos y cada uno de mis miedos y temores. Temor, a perderte, a no verte, a no tenerte, a quererte demasiado. ¿Quererte demasiado?, nunca, nunca te querré demasiado. Quererte, como nunca he querido, como nadie a sentido. Sentir, tu corazón latiendo, cada vez más y más fuerte. Más fuerte, contra más me acerco, y te toco, pecho contra pecho mientras nos fundimos en un beso. Un beso, que pone de punta el bello mientras siento tu corazón contra mi pecho. Tú corazón, late tan fuerte que es capaz de sincronizarse con el mío. Mío, este momento tan bonito, tan largo y a la vez tan breve. Largo, para aquellos a los que no se le para el tiempo; tan largo que contando tus latidos me entretengo. Breve, para los que quieren que dure para siempre. Siempre, hasta la palabra acaba. Acaba, todo menos los recuerdos, que duraran en mi mente.

FIN

PD/ Angie quiere q escuchéis esto:

PPD/ Si tu me conoces, yo te conozco y quieres que tu escrito sea publicado como el de Angie, envíame un correo con tu escrito aquí:

abismosliterarios@gmail.com

Yo lo leere con mucho gusto y juntos decidiremos lo que haremos con el.

PPPD/ Gracias Angie por compartir tus palabras! ^^

Capítol 29: Jardí

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

on cullo flors per regalar-te,

on dormen les il·lusions que s’escapen.

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

admirant la natura abrumadora,

que es va desvetllant cada hora.

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

on sempre hi guardo les meves penes,

on van removent les arenes.

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

recordant el temps com era

quan no hi havia cap problema.

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

un lloc on jugar a ser un nen

un lloc on poder esperar el tren.

Vora casa meva hi ha un jardí

per on passejo cada matí,

esperant que poguis venir aquí

per poderte reunir amb mi.

FI

PD/ Inspirat en aquesta cançó (i en la foto):

PPD/ Podeu seguir votant els vostres escrits/relats preferits a la pestanya “Encuestas” de més amunt. Sigueu crítics per un dia!

Capítulo 23: Jaula

Despierto, después de un largo sueño. Estoy tumbado en el suelo. No recuerdo cuanto he estado durmiendo, pero se que ha sido mucho tiempo, años quizá. Me encuentro en una habitación pequeña, sin muebles, sólo una puerta de madera, una ventana que da al vacío, una cama y un espejo. Las paredes son blancas, al igual que el suelo y la ropa que llevo puesta.

Recuerdo quien soy y por qué me encuentro aquí, aunque no quiera pensar mucho en ello. Recuerdo que éste es mi sitio, aunque lo noto diferente, no sabría decir porqué. Me miro en el espejo y me veo diferente: más mayor, más real, más triste… Y tengo una cicatriz que no recuerdo. Está en el pecho, cerca del corazón.

Un ruido detrás de mi me asusta. Al girarme, sólo veo la cama. Miro debajo de ella y encuentro una pequeña caja metálica. Se muy bien lo que hay en esa caja. Por eso evito abrirla, por eso evito siquiera tocarla. Pero la caja sigue ahí. Da igual las veces que la tiré por la ventana, siempre vuelve. Da igual que evite mirarla, aunque sea de reojo, siempre me atrapa. La caja siempre está ahí y estará ahí hasta el fin de mis días, incluso más.

Por eso no puedo evitar la tentación de abrirla. De dentro salen miles de fotos, miles de cartas, miles de recuerdos. Ahora veo lo que ha pasado. Dios, qué he hecho? Qué hice? Ese era yo? Sí lo era. siempre ha sido así. Yo lo hice y no puedo cambiarlo.

De pronto, la herida del pecho se abre y empieza a salir sangre a chorros. Intento taparla con las manos, que se me tiñen de rojo. Un gran dolor invade mi cuerpo, pesado como una roca, negro como el ocaso. Grito desesperado, mientras aporreo la puerta. No se abre. Las paredes empiezan a mancharse de rojo. La habitación se tiñe de rojo. Todo se convierte en un torbellino rojo, en una tormenta carmesí, un tornado de rabia. Y de pronto se apaga.

Vuelvo a despertar. La habitación sigue igual de blanca que antes, la herida limpia, como si no hubiera pasado nada. Como si no quisiera recordar qué ha pasado algo. Intento salir, pero la puerta sigue cerrada. Más allá de la ventana solo hay la oscuridad, un pozo infinito sin luz. Me siento atrapado, como un gorrión en una jaula. Habrá alguien observando, riéndose de mi ahí fuera?

Tras un largo tiempo, ya veo que es diferente en la habitación. No es lo que tiene. Es lo que le falta. Está tan vacía. Solo hay el espejo, que desprecio, la cama, que me atonta, la ventana, que no da a ninguna parte, y la puerta, que no se abre. Y la caja, que siempre está y estará ahí. Ningún vínculo, ninguna conexión con el exterior. Esto es todo lo que tengo?

La frustración me enciende, empiezo a destrozarlo todo. Vuelco la cama, destrozo las sabanas, despedazo los cojines, esparzo la caja por el suelo, la piso, la quemo, la muerdo, rompo el espejo con la mano, otra vez vuelve a abrirse la herida, otra vez vuelve a teñirse de rojo, otra vez se apaga.

Despierto y el desencanto me aturde. La desesperanza se convierte en realidad, el mal trago, en la verdad infinita. Los días pasan en la jaula sin salida, cada uno más gris que el anterior.

De pronto, un rayo de luz atraviesa la ventana, hacia la puerta. Cansado y aturdido me arrastro hasta él. Con gran esfuerzo me levanto y cojo el pomo de la puerta. Y la abro. Así de sencillo. Así de difícil.

FIN

PD/ Ismael Serrano – La Locura

PPD/ Próximo capítulo: 6 de marzo

Capítol 20: Retalls de somni (II)

Estem a 23-F, un dia que casi va passar a la historia. I ara aquí estem, 30 anys després, recordant el que va significar aquell petit moment. I escribint-ne de nous.

Continuem amb la història que vam deixar fa dos dies. Disfruteu-la i ens veiem a les post-dates i als comentaris!

Retalls de somni Cap 2.

Un dia, mentres estava col·locant paquets de cereals en un prestatge, vaig relliscar i vaig caure a sobre d’un client. Mentre li demanava disculpes i li preguntava si es trobava bé, les nostres mirades es van creuar -un moment, dos segons potser, però eterns-. Ell va dir que es trobava bé, però que si em podia apartar de sobre seu. I entre disculpes i perdons, em va voler ajudar a recollir l’escampall, però jo li vaig dir que no, que ja ho feia jo.

Quan se’n va anar, seguint la seva compra, vaig voler cridar-li alguna cosa, però la veu de la meva mare va resonar al meu cap. I em vaig convèncer que no, que era una estupidesa.
Però aquell client va tornar l’endemà i el dia següent fins que es va convertir en un client habitual i un dia, quan em tocava a la caixa registradora, me’l vaig tornar a trobar. Aquell dia em vaig atrevir a preguntar-li com es deia: em va contestar que Hugo.
A partir d’aquell moment, ens vam anar coneixent. Em va dir que era de Barcelona i que havia vingut a la ciutat per quedar-se una temporada. Ens vam anar explicant coses l’un de l’altre, i cada cosa que m’explicava, feia que recordés aquella il·lusió que creia perduda.
Un dia, quan feia una setmana que ja no venia, vaig pensar que potser se n’havia anat o que potser havia canviat de súper, que no l’importava. però aquell mateix dia va venir ell cap a mi amb un ram de flors a la mà. Tot va ser molt confús a partir d’aquell moment, gairebé de somni: un crit, una abraçada, un paseig amb carro de supermercat, una escapada, un sopar, un petó; no recordo què va ser real i que no, aquell dia. El que si sé, és que va ser el millor dia que vaig tenir.
Hugo em va deixar viure amb ell al seu apartament llogat i, durant un breu temps, vam ser feliços. Però la meva mare tenia raó: la vida t’acaba donant decepcions, sobretot de les persones que menys t’esperes.

TO BE CONCLUDED (a veure si en anglès queda millor xD)

PD/ He vist que hi ha hagut un descens en l’activitat del blog. Teniu massa feina? Publico massa ràpid? M’estic menjant massa el cap? Hauria de fer un marqueting menys directe? Les respostes als comentaris d’abaix, siusplau.

PPD/ No us podia deixar en aquest dia sense aquesta mítica cançó de la Trinca.

PPPD/ Pròxim capítol: 26 de Febrer