Capítol 38: Preguntes

Perdona, em pots dir la hora? Perdona, em pots deixar el boli? Perdona, ja sé que et dec semblar un pesat, però no tindràs pas un regle? M’has ajudat molt a l’exàmen, te puc convidar a un café? El vols amb sucre o sense? Crec que no ens hem presentat: jo soc l’Enric tu ets…? I d’on ets? I quina música t’agrada? Ah, doncs dintre de poc faran un concert al meu poble, els vols venir a veure? Tens cotxe? Vols que vingui jo a buscarte? A quina hora? Estàs llesta, Laura? Saps que estàs molt guapa amb aquest vestit? Què vols per beure? M’encanta aquesta cançó, i a tu? Ja t’he dit que estàs molt guapa amb aquest vestit? S’esta fent tard, vols quedarte a dormir a casa meva? Vols algu per beure? Amb gel o sense? Te puc fer una pregunta molt personal? Creus en els amors a primera vista? Creus que algú es pot enamorar enmig d’un exàmen, només per veure un clatell? Laura, vols sortir amb mi? Fer ho aquí, estàs segura? Vols cereals per esmorzar? Vols un café? Te va agradar l’ho d’ahir? Vols que repetim? Et fa res si fumo? Et sembla que anem massa ràpid? A mi també, pero no creus que és millor així que no pas haver d’esperar-nos? Vinga, anem cap a la uni? Laura, pots quedar per aquesta tarda? Laura, pots quedar per aquest finde? Laura, pots quedar aquesta setmana? Laura, vols que quedem per repassar apunts? I després anar al cine? Vols que sortim de festa? I qué, ja has trobat feina per aquest estiu? Ah sí, de recepcionista? Quan comences? I quant cobres? Creus que entre el teu sou i el meu ens donarà per comprar aquell piset prop de la costa? Què te sembla a tu? Es un bon lloc per viure-hi, no? Ens el quedem doncs? Què tal el teu primer dia? Esgotador, no? Creus que ho podàs aguantar? Podrem fer l’esforç els dos junts, no Laura? Quin programa vols veure? Què estàs llegint? Quin mal temps que fa, oi? No se’t fa pesada la rutina? Crec que m’apuntaré a un gimnàs, et sembla bé? M’han fet fora de la feina, t’ho pots creure!? No tenen prou amb haver-me ficat de becari que a sobre m’han de fer fora just ara, a final de mes!? I ara on busco feina, jo!? Has vist si accepten currículums al súper? Creus que aquesta tarda estarà oberta? Aquesta tarda sortiré a repartir currículums, et fa res que agafi el cotxe? Ja ho sé que tens encarrecs, però com que vagi jo al poble del costat? Encara no està el sopar fet!? Ho sento, ja sé que estàs cansada, no ploris, em perdones? Sap on estan les claus del cotxe? Tens canvi per tabac? Per què coi ho he de deixar? D’alguna cosa he de morir, no? Clases de aerobic? Perquè m’hauria de semblar malament? No estàs farta d’aquests polítics? Has vist on són les meves sandàlies? Qui trucava? Qui és el Toni? Un company de aerobic tan tard? On eres? Doncs perquè arribes a aquestes hores? Com que et deixi estar? Com que marxes? On vas Laura? On vas?

FI?

Sí, fi.

Ok, com que estic aburrit (i vosaltres suposo que també), podeu posar en els vostres comentaris fins a tres preguntes. Quan hagin passat un parell de capítols us les respondré en un capítol titulat «Respostes». Podeu preguntar el que sigui ja sigui una xorrada, una cosa seria, una cosa rara, qualsevol pregunta! (Ara, que la respongui o no, depén de lu ofensiu o personal que sigui :P)

Som-hi i disfruteu del vostre estiu!!

PD/ http://grooveshark.com/s/Preguntas/2W7BHa?src=5

Capítulo Especial: STOP!

Lo se, llego muy tarde.

Lo se, tampoco te importa mucho. Tu tambien estás ocupado en este ajetreo sin fin, que nos quita las horas y nos hace caer rendidos al sofá. Pero aún así te he fallado, no importa si lo quieras asumir o no, o si realmente te interesa.

No tengo fuerzas para escribir mucho más, así que mejor os pongo un poema de Neruda y me callo.

Seguid trabajando.

A callarse-Pablo neruda

Ahora contaremos doce
y nos quedamos todos quietos,
por una vez sobre la tierra
no hablemos en ningún idioma,
por segundo detengámonos,
no movamos tanto los brazos.
Sería un minuto fragante
sin prisas, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos
en una inquietud instantánea.
Los pescadores del mar frío
no harían daño a las ballenas,
ni el trabajador de la sal
miraria sus manos rotas.
Los que preparan guerras verdes,
guerras de gas, guerras de fuego,
victorias sin sobrevivientes
se pondrían un traje puro
y andarían con sus hermanos por la sombra.
No se confunda lo que quiero
con la inacción definitiva.
La vida es sólo lo que se hace,
no quiero nada con la muerte.
Si no pudimos ser unánimes
moviendo tanto nuestras vidas
tal vez no hacer nada una vez,
tal vez un gran silencio
pueda interrumpir esta tristeza,
este no entendernos jamás
y amenazarnos con la muerte.
Tal vez la tierra nos enseñe
cuando todo parece muerto
y luego todo estaba vivo.
Ahora contaré hasta doce.
I tu te callas.
Y me voy.

PD/ El blog permanecerá sin entradas durante aprox. una semana, el tiempo en el que tratamos de reestablecer el sistema y ponerlo todo en su sitio. Hasta entonces, mil disculpas y hasta pronto.

PPD/ Us podeu descarregar la maquetació que vaig fer per l’ERAM de «Fragmentos de soledad» (Capítol 12,5). Un petit regalet pels meus estimats lectors i lectores, us ho mereixeu. 🙂

Fragmentos de soledad

Capítol 19: Retalls de somni (I)

Sorpresa! Tot i que no es tan sorpresa (ho vaig anunciar la setmana pasada), pero pels que conegueu aquesta obra meva, segur que us agradarà. I als que no, ja us toca coneixe-la.

1r i 3r Premi Sambori Omnium 2009. Res més a dir. Disfruteu-lo.

Retalls de somni

Fa fred i el tren ja comença a fer tard. En la grisa estació la gent espera impacient, com jo, que la gran maquinària arribi i es pari. Observo el meu voltant, nerviosa, no conec ningú i em sento aclaparada entre tanta gent. Miro la meva maleta: sembla més petita que quan l’he preparada aquesta matinada.
El tren ja arriba i ara tot són presses i maldecaps per aconseguir un bon seient. Per sort, aconsegueixo trobar-ne un al costat de la finestra.
El tren comença a posar-se en marxa. Comparteixo vagó amb una dona que carrega dues criatures: una de cinc anys i l’altra de setanta. Em miro la nena: fa dibuixos en una llibreta amb un somriure somiador.
Com recordo aquest somriure… El mateix que tenia jo, quan somiava ser actriu. Mai he sabut d’on em ve aquest gust: el meu pare mai em va dur al teatre i a la meva mare no li havia interessat mai. Pero el dia que a l’institut es va muntar un grup de teatre i m’hi vaig apuntar, vaig saber que m’encantava.
Aquell mateix dia, després del primer assaig, li vaig explicar a la meva mare el que havia sentit. Ella em va mirar amb el seu posat sever –el que solia tenir després que el pare marxés- i em va dir:
-Mira Clara: en la vida, vulguis i no, sempre t’acabaràs emportant una decepció. Val més que ho deixis córrer això del teatre i et dediquis a fer una cosa normal. Amb núvols al cap no arribaràs enlloc.
I en un principi me la vaig creure; l’assaig no m’havia anat tan bé i tampoc anava a canviar la meva vida per un sentiment fugaç.
En sortir de l’institut vaig entrar a treballar en un supermercat del meu barri, mentre esperava una feina millor. Però totes les entrevistes a les quals anava acabaven en decepció. Al final vaig creure la meva mare i em vaig habituar a la rutina del súper.
Fins que va arribar ell.

CONTINUARÀ…

PD/ Sempre he volgut dir això.

PPD/ Pròxim capítol: 23 de Febrer

Capítulo 12: Identidad

Fuente: google

Despierto de mi sueño intranquilo, más cansada que cuando me acosté. Tengo miedo a levantarme, y no se porqué. Siento un escalofrío al salir de la cama, y no se porqué. Recorro el pasillo hacia la ducha como lo haría un sentenciado. Y no se porqué.

Quizás lo supe en su momento, cuando el miedo era parte de mi vida. Miedo en cada comida, en cada cena, miedo a sus miradas reprochadoras, a su puño rápido y fácil, a mi silencio vergonzoso. Miedo a él. Ahora ese miedo parece más alejado y distante, difuminado por el paso del tiempo. Pero aún perdura el dolor de mis cicatrices, las cicatrices de un amor posesivo, que golpea sordo bajo el torrente de la ducha.

Cuando salgo empapada y tiritando, mi cara se refleja en el espejo. Me mira, inquisitiva, y no se contestarle. No sé su nombre. Sé que ahora me llamo Sandra, que hace un par de meses me llamaba Ester y sé que en su momento tuve un nombre que escogieron mis padres, no yo. No es que no recuerde quien soy ni lo que fuí, simplemente es que todos los nombres me parecen iguales: ninguno corresponde con mi rostro.

He llevado tantas máscaras, intentando huir de mi pasado, intentado huir de él y su puño, que ya no sé distinguir mi rostro verdadero. Tengo un nombre y lo recuerdo, pero aún así me parece tan distante como el miedo al que está ligado. Ya sólo es otro vestido más que ponerme, otra máscara que atarme, otra identidad que interpretar.

Salgo a la calle, vestida de Sandra. Recorro el camino hasta mi coche, con los pensamientos zumbando en mi cabeza, hasta que una voz, ronca y profunda, me devuelve a la realidad.

«Hola Elena» dice la voz. Su voz.

El nombre y su miedo vuelven a mí deprisa. Antes de que poder girarme, antes de poder gritar, antes de poder hablar siquiera, él saca su pistola y dispara su gatillo, que siempre fue rápido y fácil, y caigo al suelo, envuelta en un charco de sangre. La bruma de la inconsciencia me abraza, mientras maldigo cien veces mi suerte, cien veces mi pasado, cien veces mi nombre, mil veces él.

Parece el fin. El único fin posible de esta história. Pero no es así.

Despierto en el hospital, vestida de paciente anónima. Un médico amable me informa de mi situación: no hay lesiones permanentes, por fortuna. Pregunto por él, mi marido. Me contesta que fue detenido i que ahora está en la cárcel. Un sollozo de alivio suspira mi cuerpo, aunque sé que no es el fin:  no se puede encarcelar el miedo que siento. Ni tampoco a él. Pero aún así, me da tiempo, un tiempo radiante y precioso sin él.

Durante mi estancia en el hospital, empiezo a deshilar la historia, a recordar todos los nombres que he tenido y lo que he aprendido de ellos. De Elena aprendí a tener miedo, a sobrevivir en la miseria, a huir en el momento preciso; de Ester aprendí a actuar, a estar despierta toda la noche, a no confiar nunca en nadie; y de Sandra aprendí la paz de la rutina, el sabor tranquilizador del te, el sueño intranquilo que me abraza por las noches. Y empiezo a crear otra identidad, más sincera y justa. Más real.

FIN

No he trobat el vídeo, així que poso l’enllaç amb l’Spotify:

Ismael Serrano – No Reconozco

PD/ Sé que estem en época d’exàmens, pero necesito possar això per relaxar-me.

PPD/ Visiteu les noves enquestes que he possat!! A la pestanya de dalt!!

Capítulo 7: Balance existencial

Se acerca el fin de año, el 2010 nos abandona para dejar paso al nuevo 2011. Y ahora toca hacer balance sobre lo que hemos ganado y perdido durante este 2010. Hacer memoria para no olvidar, pero sobretodo, para mirar hacia el futuro, hacia esa nueva página por escribir.

2010 empezó con muy mal pie: otro fracaso personal volvía a ponerlo todo patas arriba. No solo porque perdí a una amiga, tambien perdí parte de mi esperanza, mis ilusiones. Aunque aún me quedan los recuerdos, mi memoria, que como siempre, intentarán que la historia no se repita.

Luego, vino la nieve, las duras clases, la rutina que volvió a taparlo todo en su dulce sueño. Pero en mayo de 2010 el sueño fue interrumpido con un gran golpe: el golpe de mi cuerpo con el parachoques de un coche. En esa misma acera ya perdí mi inocencia hace tiempo, pero me la volvieron a arrebatar, junto a mi mp3 (se debió perder en la caída). Pero aún malherido, seguía vivo. Volví a la rutina, algo más cansado, pero igual que antes, como siempre.

Y al fin, llegó el verano. Empezó a finales de mayo, tras una escapada fortuita con la clase, las cosas empezaban a parecer diferentes, menos oscuras, más luminosas. La llama de la esperanza olvidada parecía brillar en la lejanía.

Luego vinieron las vacaciones, y con ellas, el cambio. Un cambio que quizá debió empezar mucho antes, pero que al final llegó. Entremedio, mi viaje a Canarias, donde volví a mi pasión de fotografiar y vi en directo a Ismael Serrano. Un descanso bien merecido que me ayudó a poner las cosas en su sitio y aclarar algunas ideas.

De vuelta a mi tierra, sufrí una transformación total: conseguí un trabajo (aunque enchufado, trabajo), remodelé mi habitación (con mensajes en las paredes) y mi look se adultizó con una perillas y unas gafas. También me cambió el viaje a Tárrega, ver nuevos mundos y reecontrarme con ese niño que creía silenciado. Esta nueva visión me llenó otra vez de esperanza y ganas de empezar una nueva etapa, la que ahora estoy escribiendo.

En ella, he seguido cambiando, haciendo cosas q nunca creí posibles: como la convivencia. No era, como ya había predicho, pacífica, pero almenos convivimos. Y de vez en cuando nos soportamos y salimos de fiesta. Eso es algo que tambien me ha cambiado.

Por lo que puedo ver hasta ahora, sigo cometiendo los mismos errores de siempre: no llamo las veces que tendría que llamar, ni hablo lo suficientemente alto para que se me escuche (excepto aquí). Sigo cultivando mis muchos vicios, al igual que mis pocas virtudes, y creo q debo empezar a buscar un equilibrio. También he empezado a perder el miedo a pedir telefonos ajenos, que aunque siga siendo un desierto, ahora parece tener más agua. Sigo aprendiendo, sigo creciendo, sigo haciendome más fuerte, poco a poco, escribiendo mi camino.

Hacia un nuevo 2011.

No puedo prometer nada (más que nada, por miedo a no cumplirlo), pero quiero estar seguro que intentaré:

1-Trabajar más i descansar menos

2-Decir lo que tengo q decir (o vomitarlo, vamos)

3-Seguir escribiendo, porque es mi pasión, lo que me mantiene vivo, lo que me hace seguir adelante. Que en fondo sois vosotros, los que me leeis.

Gracias y feliz 2011!!!

CONTINUARÁ…

PD/ Perdón x la longitud de esta publicación, pero resumir el 2010 no es fácil.

PPD/ Alguna vez tenia que salir, así que os dejo con Ismael Serrano:

Capítol 2: Dia normal

Fuente: Google

Comencem amb un relat que se’m va acudir aquest estiu, aquella gloriosa època en que tenia un sou i una feina humil.

Dia normal

Sona el despertador, puntal, com sempre, a les 7:00.
El mires amb mala cara, pero ell continua sonant i recordant-te que t’has d’aixecar i anar a la feina.
Mandrós, l’apagues, sabent que en 10 minuts tornarà a sonar, et tornes a ficar al llit i t’adorms.
Despertes a les 7:42, maleint el despertador i a tu mateix, i t’afanyes a dutxar-te i vestir-te. Quan arribes al cotxe, t’adones que no has esmorzat ni t’has rentat les dents (i el dentista de demà segurament ho notarà), pero no tens temps ja que arribes tard a la oficina.
Pel camí et trobes un camió de neteja, que va més lent que mai i no et deixa adelantar. Decideixes passar per una drecera i veus que està tallada per obres, la qual cosa et fa donar una volta impressionant.
Arribes a les 8:13 a la oficina, el teu cap et fa la bronca i t’amenaça a colocar un becari en el teu lloc.
Amb el sentiment de culpa i unes ganes d’apallisar al teu cap terribles, et poses a fer la feina (que tens acumulada des d’ahir). Et passes el matí ordenant arxius i acabes suat, pero satisfet. Per donarte un gustet, decideixes obrir la finestra, amb la sort de que un refrescant vent de tramuntana entra per tota la habitació, tirant per terra tots els documents que havies estat ordenant. Et passes la resta del matí tornant-los a ordenar i acabes amb maldecap i reuma de tant ajupir-te.
A l’hora del descans (13:30) vas a la cafeteria a pendre alguna cosa (ja que amb les presses se t’ha oblidat el tupper a la nevera), quan recordes que també t’has deixat la cartera i no podràs pagar el menú. Al final et menjes un croissant i unes patates (el poc que et permet el canvi que tenies al cotxe).
Crispat pels nervis, decideixes sortir a l’escala d’emergencia a fumar. El fum del cigar t’omple els  pulmons de felicitat grisa, quan una coneguda tramuntana tanca la porta d’accés. Et passes mitja hora intentant forçar la porta i entrar, fins que algú sent els teus crits i te l’obre. Arribes pels pèls a la oficina (16:09), on el cap et mira mal mala llet, pero no et diu res.
Et passes la tarda acabant la feina que tens acumulada des d’aquest matí, amb un èxit mínim, fins que es hora de plegar (19:45) i tornes al cotxe.
Al cap de 10 minuts tornes a la oficina, perque t’has deixat les claus del cotxe. Quan estàs altre cop a la porta de sortida, t’enganxes el dit amb la porta, proclamant un fort crit de dolor que desperta mitg veinat.
Amb llagrimes als llums i el dit inflat, aconseguixes arrencar al cotxe a la tercera, veus que el dipósit està gairebé buit i que demà hauras d’aixecarte més d’hora per anar a la benzinera.
Arribes a casa (20:07), reventat i famolenc, amb poques ganes de fer el sopar i un dolor persistent al dit. Decideixes fer-te una pizza i oblidar els teus problemes amb un programa de televisió. El que se t’oblida es d’apagar el forn. Sopes pizza cremada i un programa refregit que l’has vist més de 10 cops.

T’en vas a dormir aviat (21:30) per poder aixecarte d’hora a l’endemà, pero el xivarri del veï de dalt (que pel que es veu, està de vacances) no et deixa clucar l’ull fins a la 01:47.
A l’endemà, sona el despertador, puntual, com sempre a les 6:35.
El mires amb mala cara, pero ell continua sonant, persistent. Suspires, l’apagues, i et dius a tu mateix: «Demà serà un altre dia».

FI