Capítulo 73: Disculpa

Por todas esas palabras que no he dicho,
para sincerarme con mis imperfecciones
y para recordar que la culpa nos hace a todos más humanos.

Culpa

Seguir leyendo “Capítulo 73: Disculpa”

Capítulo 69: Volveré

ont

Empiezo una nueva página, cargado de esperanza e ilusiones, a gusto en mi frágil felicidad.
Una nueva oportunidad para empezar de cero, para conocer otra gente, para sanar la herida eterna. Otro comienzo de principio, otra partida que jugar. Y aunque el futuro sigue siendo incierto y yo ya no soy el mismo, no puedo dejar de pensar que volveré… Volveré…

Volveré a estar confuso,
por no saber de qué hablar.
Volveré a convertirme en mudo
y el silencio inundará mi hogar.

Volveré a reírme solo,
por chistes que nadie vé,
por mis tonterías de loco,
por recordar que no te olvidé.

Volveré a recorrer caminos
que hasta ahora nunca cruzé.
Volveré a seguir mi destino,
aquel que nunca imaginé.

Volveré a decir mentiras
para no sentirme agobiado.
Oscuras, perversas y frías,
me alejarán otra vez de tu lado.

Volveré a recordar tu risa,
aquella que nunca llegué a atrapar,
un instante que nunca termina,
un destello de felicidad.

Volveré a sufrir el miedo
de no poder seguir adelante,
de no poder vencer al tiempo,
de volverme insignificante.

Volveré a mirar el mundo,
buscando esta vez mi reflejo,
para dejar a un lado lo oscuro
y volar de aquí muy lejos.

Volveré a olvidar mil cosas,
que nunca quise recordar.
Volveré a pasar las horas
esperando encontrarte al soñar.

Volveré a tener inviernos,
noches tristes de muchas penas,
una estación como un infierno
que solo dura hasta primavera.

Volveré a aprender a despedirte,
a encontrar por fin un final,
una última cosa que decirte
antes de que llegue la soledad.

Pero sobretodo
volveré a soñar
porque aún hoy espero
que tu luz me llegue a salvar.

FIN

PD/ Basada en este poema que hice hace ya años: Seguiré
PPD/ Si pudiera escoger una canción para oírla durante toda la eternidad sería esta:
Tom Milsom-Pipes

Capítulo 62: Avión de Papel

Como un avión de papel, decidiste lanzar tus sueños.
Bien alto, bien lejos, para poder tocar los cielos.
Decidiste seguir el camino y deseo de tu corazón,
dejando a un lado las excusas que da la razón.
Olvidando tus miedos y dudas lejos en el suelo,
preparaste el papel y lo enviaste a su vuelo.

El avión se elevó, impulsado por el viento,
y tu seguiste su estela, su camino incierto,
cargada de esperanzas, llena de valor,
atrapaste tu sueño, te entregaste al amor.
Fueron momentos felices, eternos e inolvidables,
a pesar de durar nada más que instantes.

Entonces el sueño cayó, rompiendo lo imposible,
ahogada en la culpa, de pronto todo lo perdiste.
El papel se deshizo, ahogado en tus lágrimas,
o quizás se extravió entre mil historias trágicas.
No volviste a volar, aparcaste tus recuerdos
de un pasado en el que vivir era un sueño.

Perdida en la desesperanza te encontraste muy sola,
sin amigos ni amigas, la vida pasaba como loca.
Hasta que un día, sin buscarlo, encontraste tu papel,
aquel que creías perdido, que no volverías a ver.
Te inundó el recuerdo, esta vez menos trágico,
y supiste qué hacer, tras un momento mágico.

Subiste corriendo hacia la terraza de tu piso
y dirigiste tu mirada hacia el tráfico fijo,
la ciudad empantanada, sin nada que hacer,
toda perdida y confusa, con miedo a creer.
Lanzaste tu avión, desafiante hacia el sol,
y entonces la vida volvió a tener color.

FIN
Banda sonora: Dins un avió de paper – Joan Miquel Oliver

Capítulo 56: Sigo esperándote

Dedicado a una buena amiga mía, que en estos momentos lo está pasando mal. Ánimos y no decaigas 😉

Ya son las doce y el telefono no suena.

Ya son las doce y tu llamada no llega.

Y yo sigo esperándote, tonta y cansada,

con los oídos vacíos y la mirada apagada,

que rompas el silencio, el dulce letargo,

de esta fría soledad que provoca mi llanto.

Pero como siempre, tu no llamaste,

ni un triste tweet, ni un solo mensaje,

ninguna de esas largas y tiernas cartas

que solías enviarme una vez por semana.

Necia te he esperado, sin nada que hacer,

viendo pasar las horas, viendo el día caer,

dejando el sueño y mi vida por ti,

solo esperando que vuelvas a mi.

Desde cuándo parece que amarte es tan cruel?

Permitiendo tus mentidas, resignándome a tener

sólo un atisbo, un destello de tu sombra,

para sentirte cerca, para no estar nunca sola.

Y yo, estúpida y boba, te sigo esperando,

aunque ya me imagino el posible resultado:

volveré a perdonarte, a llamarte de nuevo

suplicando tus disculpas, echándome al suelo,

rogando otra vez que te quedes conmigo,

dejando lo malo de nuevo en el olvido.

Maldigo la vida, mi suerte, tu amor,

que no me provocan más que dolor.

Me maldigo a mi misma por no ser más fuerte,

por estar condenada para siempre a quererte.

Porque yo a ti maldecirte no puedo,

no después de hacerme volar por el cielo,

de hacerme sentir querida y mujer,

de enseñarme de nuevo lo que es querer.

Ya son la una y el teléfono no suena.

Ya son la una y tu llamada no llega.

Y yo sigo esperándote, mirando al vacío,

atrapada sin remedio entre tu amor y el frío.

FIN

Banda Sonora 1: A aquestes alçades de la pel·lícula – Els Amics de les Arts

Banda Sonora 2: Te Debo Una Canción – IS

PD/ Os recuerdo que aún sigue en pié el concurso del capítulo anterior. Nadie se atreve a dar su teoría? Pensad que el premio puede ser cualquier cosa, repito CUALQUIER COSA (siempre que esté en mis manos poder hacerlo, claro).

Capítulo 52: Teatro

Me encanta el teatro :3 

Salgo nervioso de entre bastidores

mezclándome entre los otros actores.

Todo esta listo: luces, música, atrezzo,

la función ya va a dar comienzo.

El guión lo tengo muy aprendido

de tantas veces que lo he repetido;

tantas funciones, todas iguales,

siempre haciendo los mismos personajes.

De pronto te veo espiando tras el telón

con una sonrisa llena de emoción,

que con la cara maquillada apenas se ve

pero mirando tus ojos yo lo noté.

Observas el publico mientras se sienta,

y como a mí al verte, tu corazón tiembla.

Mientras me acerco, te alejas y me deseas suerte

y en mi boca solo dejas un suspiro fuerte.

Las luces se apagan y todos en sus puestos:

los actores tras la tela, los espectadores en sus asientos,

se levanta la cortina, todo el mundo callado,

de pronto se enciende un foco: la función ya ha empezado.

Y yo como siempre, interpreto al protagonista:

hago de músico, valiente, noble y altruista,

nada que ver con mi otra realidad,

donde sólo cuento mentiras y nada de verdad.

Mi objetivo como siempre, rescatar a la princesa,

que sólo podías ser tú, de entre todas la más bella,

salvarla de un destino cruel a manos de otro hombre,

ruín, malvado y zafio son sus otros nombres.

Prometida por tus padres con aquel bastardo rico,

entonces aparezco yo, para librarte de tu destino.

Para ello te escribo poemas y canciones con amor,

no me hace falta actuarlas, ya me salen del corazón.

Y tu como siempre, las escuchas embelesada,

casi parece como si de verdad te importaran,

sin saber ni imaginarte lo que siento:

que para mi esta historia no es un cuento.

La actuación sigue su curso, desvelando nuestra pasión,

que aunque bella e increíble, yo ya sé que es ficción,

tus dialogos son muy buenos, tus palabras mi alegría,

una pena que tan sólo sea todo una mentira.

Ya llega el final, el villano ya está muerto,

te agarro por la cintura y nos fundimos en un beso,

un instante que parece prolongarse eternamente,

pero que quizás solo ocurre en mi mente.

Se baja el telón y volvemos a los camerinos,

yo entre bien y mal, entre alegre y hundido.

Al salir, te encuentro delante de la puerta,

intercambiamos alguna frases, algunas sonrisas huecas,

entonces te disculpas y sales corriendo a abrazarte,

a tu príncipe azul, al que de verdad amaste.

Pero eso para mi ya es otra historia,

si es sincera o falsa eso a mi no me importa.

Me alejo bajo la lluvia, bajando la mirada,

intentando olvidarte, pero sin servir de nada.

FIN

Banda Sonora: Antònia Font – Calgary 88

Feliz Semana Santa! Pasaoslo bien (pero con moderación) y disfrutad de las pequeñas cosas de la vida!

Capítulo 48: Solos tú y yo

Era un día como este, blanco, azul y gris, cuando nos vimos por primera vez.

Ese iba a ser el día, todo iba a ser perfecto, todo iba a salir bien.

Iba a ser nuestro principio, una cita espectacular,

quien iba a decirnos, jóvenes, que sería nuestro final.

Al llegar a la plaza, nuestras miradas se cruzaron:

no hubo cupidos, no hubo flechas, las palomas no volaron.

Y nada más verte, ya vi que estabas nerviosa:

no hubo besos, no hubo abrazos, solo una risa tonta.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

Mientras andábamos y hablábamos, no había banda sonora,

solo el ruido de los coches inundando Barcelona,

y cuando empezó a llover, ninguno traía paraguas,

solo quejas, mil disculpas, un suspiro de desesperanza.

‘Esta nerviosa’, me decía, ‘esto se arreglará mañana’,

me repetía a mi mismo, embriagado de esperanza.

Viajando en el metro, posé mi cabeza en tu hombro:

no era cálido ni reconfortante, solo me hacía sentir tonto.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

Para ser del todo sincero, no sabía nada del amor

y no fue hasta tarde, cuando me di cuenta de mi error:

bajo las hojas del árbol, fue cuando yo te di un beso,

no hubo luces, no hubo estrellas alumbrando el firmamento.

Y cuando llegó la despedida, los dos caímos en un abrazo:

un consuelo muy pequeño ante la culpa y el rechazo.

No hubo un discurso increíble, no hubo un suspiro ni nada,

solo tu silueta perdiéndose mientras te alejabas.

No hubo chispa, no hubo amor:

solo estábamos tu y yo.

FIN

Feliz día de San Valentín 🙂

PD/ Bueno i per als romàntics o enamorats:

PPD/ Per si us heu fixat: he possat una nova pestanya ‘OTRO’, on poso l’enllaç amb el meu segon blog:

http://abismosliterarios.megustaescribir.com/

De moment només és una copia, ja veurem com es desenvoluparà.