Retrete

¿Recuerdas el sabor del agua del retrete? Era una de las lecciones favoritas de papá. Él siempre decía que eras una mierda de hijo y no se guardaba en demostrártelo cuando estaba enfadado, que era casi siempre.
Cuando hacías algo que él no toleraba, te cogía por el cabello, te arrastraba hasta el baño y te metía la cabeza en la cisterna. Daba igual cuántas veces pidieras perdón o suplicaras, nunca paraba hasta que se hubiera terminado la lección. Sí, papá nos educó mucho con sus lecciones. Es por eso que tuve que devolverle el favor y enseñarle a él un par de cosas.

Volver

Anuncios