Fin del Pasillo

El sonido de las campanadas se paró, pero sigue retumbando en tus oídos. La medianoche ya está aquí. Detrás tuyo está la puerta al estudio, firmemente cerrada. Aún puedes ver las otras dos puertas a través de la luz que entra por el ventanal. Sigues oyendo murmullos procedentes del cuarto del niño, pero la puerta al ático parece esperarte ahora que tienes la llave para abrirla. Cuando te diriges hacia ella empiezas a oír unos ruidos procedentes del otro lado del pasillo. No puedes identificar de que se trata. Te paras para decidir en qué dirección ir.

Ir al cuarto del niño
Subir al ático

Volver por el pasillo