Capítulo 12,5: Especial Entre-Exámenes (Fragmentos de Soledad)

Hola lectores (y lectoras). Vuelvo a estar con vosotros de nuevo (y antes de lo previsto) con este capítulo Especial Entre-Exámenes. Que porqué es especial? Principalmente, porque lo digo yo. Segundo, porque el capítulo 13 lo queria reservar para otro relato. Y tercero, porque una buena amiga me pidió que se lo dedicara. Aquí lo tienes Angie, como siempre, conmigo consigues casi todo lo que te propones.

Hoy tenemos un escrito que escribí hace tiempo, “Fragmentos de Soledad” con el que gané el 1r premio literario de mi instituto (ver la pestaña Yo). De hecho es la cuarta razón por la que este capítulo es especial, la obra se lo merece.

Fragmentos de Soledad

Llueve,

Los cristales de la ciudad son golpeados por un millar de gotas y las trotinadas gentes huyen de las calles hacia sus refugios. El aire se vuelve frío y una suave neblina envuelve cada barrio, limpiando la ciudad y los pulmones de la gente. Mientras, una mujer mira el cielo gris a través de su ventana; joven y bella, de cabello rubio y vestido color de luto, dos ríos de lágrimas fluyen por su rostro. Su corazón es golpeado por la culpa igual que el cristal por la lluvia y se repite a sí misma sus pecados, sus desvaríos, su estupidez.
Ella dejó escapar su corazón por él: otro joven, moreno, alegre, listo. Sus ojos eran la ventana abierta a un mundo nuevo y sus labios el ancla que la volvía a tierra, al paraíso. Él reía a su lado, mientras ella lloraba en su hombro; él le daba la paz, mientras ella le entregaba su mundo.
Pero esa historia murió tras una tarde azul, cuando llovieron las verdades sin contar, que destrozaron el tapiz de sus sueños. Ahora ella llora en un rincón de su alma, por su estupidez, por creer que podía volar, por equivocarse; mientras, él se marcha para no volver, coje un tren y se sienta, mientras abraza su nuevo amor, al que enseña a volar y a soñar de nuevo.


En la misma calle que la chica, un hombre fuma bajo un paraguas rojo; mayor, desaliñado, con el cabello oscuro y sucio, observa a cada persona, buscando una estrella, una quimera, un sueño.
Pero en lugar de eso se encuentra con la cruda realidad y entonces la ira lo enciende, se cierra en su celda, que él mismo construyó, y olvida el mundo, atrapado.
Y allí, en su oscuro agujero, se clava la aguja de la desesperación y ríe, mientras los demonios de su soledad bailan en su cabeza, cantando una canción infantil. Bufones y duendes lo acompañan mientras sueña, huyendo de la realidad que lo atormenta. Y allí se quedará, en su agujero, riendo, arrastrado por las mareas de la soledad, esperando que algún día llegue el barco que lo lleve a la isla de sus sueños y lo salve del naufragio perpetuo.


Tres pisos más arriba, otro hombre; rubio, delgado, con gafas, traza con sus manos la alegre melodía que nace en su cabeza. Y en sus pinturas, desborda el mundo prohibido: su refugio, su jaula.
Él nunca fue feliz en su realidad, siempre apartado, siempre discreto, siempre solo, acompañado únicamente por sus dibujos.
¿Un genio o un loco? Nadie sabría decir dónde empieza su arte y acaba su cordura. Sigue pintando, día y noche, las maravillas de su mundo, intentando captar los finos trazos de la perfección; y suspira, al ver la mediocridad en la que vive, a la que se ha habituado. Pero sigue pintando, como si aún tuviera doce años, con la misma sonrisa vacía, apartada.


Sigue lloviendo, y en una puerta contigua, una mujer entra chorreando en su casa. Con el cabello castaño, los ojos cansados y la espalda dolorida, lleva a cuestas la rutina del trabajo y el dolor de su alma. Y mientras, él, calla y se sienta, abre su botella, y empieza a olvidarla; a ella, a sus gritos, a su dolor cansado.
Ella se encierra en el baño y llora, mientras toda su alma cae en los oscuros abismos de la soledad. No hay peor dolor que aquél que se sufre por resignación. Ella se siente atrapada, vacía entre tanto grito y llora, mientras confiesa sus miedos al espejo.
Pasarán los días, envueltos en el dulce manto de la rutina, sin más compañía que el espejo y su soledad. Pero de entre las sombras ocurrirá un milagro: milagro de vida. Una vida pura y frágil, algo por lo que merece la pena luchar cada día.
Y entonces escapará, hacia una vida nueva, incierta, pero decidida. Huirá de él, de su soledad, de los gritos, y en brazos llevará el milagro, su luz que lo guia, en los caminos de oscuridad.
Pero ahora llora en el baño, mientras él duerme en el sillón, sin pena ni culpa, y la lluvia golpea los cristales a ritmo de corazón dolido.


La lluvia amaina, las solitarias gentes sacan tímidamente la cabeza por la ventana, felices a la luz del sol, y los rayos de luz iluminan las calles, llenando la ciudad de vida y ocultando los fantasmas que moran en cada esquina. La vida continúa, ajena al dolor de tantos otros, a los que la lluvia no llega, ajena a la suerte de aún estar con vida, y ajena a la luz, que ilumina día a día.

FIN

PD/ Id haciendo las Encuentas en la pestaña de arriba, que .

PPD/ Hay una persona que está entrando a menudo por mi fotolog cerrado. Me pregunto quien será.

PPPD/ Proximo capítulo: 4 de Febrero

Anuncios

4 comentarios en “Capítulo 12,5: Especial Entre-Exámenes (Fragmentos de Soledad)

  1. Muahahaha mi favorito, aquí esta. Y cierto es que se merece el 1er premio, aunque yo le daria del 1er premio hasta el 3º :$

    Me encanta,
    gracias por la dedicatoria :$

    Me gusta

  2. Moltes felicitats, jo també crec que el premi era merescut! ^^

    Les històries sobre gent corrent, normalment, amaguen un carisma especial que altres històries no tenen, certament… i això és el que les fa més vàlides, més curioses, però no més grises ni menys interessants…. 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s